Según los informes cada día se sancionan aproximadamente 50 personas por intentar colarse en las estaciones.

 

Alexandra Rojas, gerente de TransMilenio, aseguró que “La tecnología de TransMilenio se pensó para un medio de transporte en donde no iban a existir colado, pero lastimosamente hoy en día los usuarios se “cuelan”, por eso nos vimos en la necesidad de empezar a estudiar la manera de mejorar la infraestructura, tanto de las puertas de acceso a los buses, como de los torniquetes”.

Las autoridades del sistema han empezado con un plan piloto y diseños para el cambio de los torniquetes y las puertas de las estaciones. Al parecer los nuevos torniquetes serían más altos  y con barreras para evitar el paso de personas sin que hayan pagado el pasaje.

Se espera que todo esté listo para empezar a funcionar en el 2018.