El 28%  cuenta con calidad de agua buena; el 14%, agua aceptable; el 7%, agua marginal; y el 50%, agua pobre: Secretaría de Ambiente.

 

 

La demora y mal trabajo en la descontaminación del río Bogotá, fue tema central durante el debate de control político realizado a la Administración Distrital por parte del Concejo de Bogotá.

La descontaminación del río fue una de las promesas hechas por el alcalde Enrique Peñalosa. Para el 27 de enero de 2016, en una entrevista para Blu Radio, afirmó que aunque el proceso de descontaminación tendría un valor aproximado de 250 millones, pero se haría en unos pocos meses. Pero para el día de hoy más del 50% del agua sigue siendo de mala calidad. 

Según un informe de la Secretaría de Ambiente, tan sólo el 28% del recorrido cuenta con calidad de agua buena; el 14%, agua aceptable; el 7%, agua marginal; y el 50%, agua pobre.

Durante el debate se resaltó la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) el Salitre, que no da una solución al problema, pues una vez sale de allí, sigue siendo contaminada, y en su intervención, el concejal conservador Roger Carrillo, exigió “mayor compromiso y responsabilidad interinstitucional en el desarrollo de obras ya diseñadas como la ampliación de la PTAR Salitre, la construcción de la Estación Elevadora  y de la PTAR Canoas, y sobre todo, realizar campañas efectivas en dejar de contaminar el río”.

Por ahora se espera que empiecen a tomar medidas y, que en la próxima sesión se presenten más soluciones por parte de los representantes de las bancadas restantes.

 

Fuente: W Radio