El conjunto cardenal hizo respetar su localía y le ganó 2-1 a los embajadores, en un partido pasado por agua. 

 

Dos años y ocho meses después el conjunto rojo de la capital vuelve a ganar un clásico. Han sido cinco derrotas y tres empates  los que han pasado para que Santa Fe vuelva a imponerse en el clásico capitalino.

Una cacha pasada por charcos a causa de la fuerte lluvia del sábado, un expulsado y tres goles, fue el saldo del clásico número 289.

 

El partido empezó con dominio de Santa Fe que nuevamente se vio sorprendida por el defensa Andrés Cadavid, que al minuto 7′ del primer tiempo, luego del cobro de una falta por el costado izquierdo, saltó y colocó el primero para los azules. Todo empezaba como el clásico anterior, la hinchada cardenal veía repetida la historia de ocho días atrás; pero esta vez los cardenales salieron con otra mentalidad y al minuto 30′, en una gran jugada colectiva entre Straqualursi y Jonathan Gómez, este último definió a la salida del golero Ramiro Sánchez, que no tuvo oportunidad de reaccionar ante la rapidez de la jugada.

El primer tiempo fue disputado en la mitad de la cancha, con mayor número de acercamientos por parte de los cardenales. Antes de finalizar la primera mitad, se presentó la jugada polémica del partido, después de un pase al vacío que dejó a Santiago Mosquera mano a mano con Castellanos, y en acción rápida el jugador azul fue derribado en el área por parte de un defensa santafereño, lo que muchos reclamaron como penal, pero no fue decretado por el central del compromiso.

Millonarios estuvo cerca de ponerse en ventaja tras un tiro de esquina, un balón que le quedó de frente al arco al delantero Ayron del Valle, quien no supo definir tras la salida del guardameta rojo.

Para el segundo tiempo Millonarios fue el de la iniciativa, generó por las bandas, sin muchas aproximaciones. El conjunto azul se vio sorprendido tras una llegada rápida y en conjunto por parte de Straqualirsi y Johan Arango, quien remató soberviamente al palo inferior izquierdo del arco protegido por Sánchez, quien vio como su meta caía por segunda vez en la noche.

De ahí en adelante fue un partido punzante y de choque en mitad de la cancha, Henry Rojas vio la cartulina roja, tras un fuerte codazo al delantero Arango, misma suerte que no vio pero mereció Ómar Perez, quien entró con los taches arriba sobre el defensor Pedro Franco.

Santa Fe se ubica en la casilla 6 con 16 puntos, +2 en diferencia de gol y Millonarios 4 con los mismos puntos pero con +10 goles en su diferencia.

El miércoles ambos equipos de la capital disputarán sus partidos atrasados.

Santa Fe Vs. Nacional

Junior Vs. Millonarios