Aunque le Distrito defiende el día sin carro como uno de los eventos más importantes de cuidado ambiental, existen inconformismos incluso por parte de los mismo usuarios de las bicicletas.

Si bien las reducciones de monóxido de carbono bajan de manera considerable y se hace cuidado del medio ambiente de una forma más significativa, todavía hay problemas en el planteamiento de este evento.

– Posición muy extremista

Según Federico Arango, columnista del tiempo, el  hacer un uso constante del día sin carro lo que ocasiona es mayor rechazo por parte de la comunidad que se ven afectados con la medida. Y es que no solo las personas que dejan el vehículo en su casa son los que protestan sobre la medida, los comerciantes aseguran que tiene perdidas de casi el 40% comparado con un día normal en Bogotá. Esto mismo ocurre con las personas que tienen en su carro su modelo de negocio.

“ Los días sin carro como el de hoy, el tercero del año, a la larga fomentan posturas extremas y le cierran las puertas a la convivencia. Es un ejercicio para convencer a los convencidos y darle más razones y motivos de furia a quienes, por la razón que sea, no quieren, no pueden o por orgullo ya ni siquiera consideran la posibilidad de probar en carne propia todas las virtudes de este velocípedo”, dijo Federico Arango en su texto.

– ¿Oportunismo Político?

Ricardo Salcedo, comerciante de San Andresito, afirma que el uso de la bicicleta y el apoyo a el día sin carro se ha convertido en centro de campaña de todo político para venderle la idea a los ciudadanos que Bogotá se puede convertir en una ciudad ambientalista, cuidadora de la tierra.

“Uno ve al candidato Peñalosa andando en bicicleta por la ciudad, en su momento lo hizo Petro, Lucho Garzón e incluso el mismo Mockus, prometiendo que esta iba a ser la ciudad de la bicicleta, todo para ganarse un sector de la sociedad, pero sin pensar en los que nos vemos afectados”, aseguró Salcedo.

Y agregó “para mí eso es un capricho de los políticos, en este caso del mismo Petro, que sin importarle los demás que vivimos del uso del carro, solo impone cosas por imponer”.

– Bogotá no es una ciudad para las bicicletas

Con toda la motivación y el esfuerzo que ha realizado el Distrito por tratar de fomentar más el uso de la bicicleta, aún la ciudad no cuenta con la infraestructura suficiente para motivar al uso del caballito de acero.

Según el IDU, Bogotá cuenta con los bicicarriles y ciclorutas de la ciudad en un 70 % terminadas, aún faltan vías por implementarse, arterías viales y una ciudadanía dispuesta ha hacer uso de ésta.

Y ustedes ¿ qué opinan sobre el día sin carro, el uso de la bicicleta como medio de transporte?

Información: Publimetro.com

Sobre El Autor

Omar Cifuentes
Jefe de Comunicaciones

Comunicador social y periodista, amo la fotografía, mi ciudad (Bogotá), community manager de I ❤ Bogotá http://yoamobogota.com