Mientras Peñalosa insiste en que sí o sí se construirán corredores viales para trolebuses y transmilenios, Invías intenta recordarle de todas las formas posibles que estas vías son un bien de uso público y no pueden ser tocadas.

 

En el mes de febrero el Instituto Nacional de Vías (INVÍAS) envió una carta al alcalde señalando que la red férrea no le pertenece al Distrito sino a la entidad, motivo por el cual no se puede hacer ningún tipo de construcción sobre ella.

Frente a esto Peñalosa dijo que la carta solamente era una recomendación para la protección de las vías del tren, quitándole peso a la verdadera intención del comunicado. “El Invías simplemente mandó una carta tipo a todos los municipios en donde hay corredores férreos para que los protejan, pero nosotros estamos trabajando con el Gobierno Nacional y con el Congreso precisamente para hacer eso en equipo, por supuesto con el Invías. Es un proyecto en equipo que nos va a permitir hacer un corredor vial desde Soacha hasta el municipio de Chía”, señaló el alcalde a BluRadio, asegurando que los planes que tiene el Distrito siguen en pie.

Pero la verdad es que la intención de la carta era mucho más fuerte y señalaba cosas muy puntuales. Se le pedía al alcalde que se cumpliera la normativa que se dispuso para la protección de los corredores férreos y sus zonas tanto anexas como contiguas y se aclaraba que ninguna autoridad urbanística o de planeación puede conceder permisos o licencias para pavimentar vías de tren. Todo con el fin de no poner en riesgo la integridad y naturaleza de la vía férrea, y es porque dichas vías son consideradas un bien de uso público.

Al concluir la carta, Invías citó el artículo 63 de la Constitución, en el cual dice que: “Los bienes de uso público (…) son inalienables, imprescriptibles e inembargables”, por lo que Invías exigió que los corredores viales no pueden ser vendidos, donados, embargados o adquiridos por terceros. “Por ello y con el debido respeto, le solicito apoyo y cumplimiento de la normatividad dispuesta para proteger estos bienes”.

 

Fuente: El Espectador.