La policía señala que esta no es una prohibición, solo es una precaución para los desordenes y problemas de seguridad en los diferentes sectores de la ciudad. 

 

La polémica se generó en días pasados, tras la denuncia realizada por un grupo de ciudadanos los cuales señalaron los problemas que tuvieron a la hora de entregarle comida a los habitantes de calle en un sector vulnerable de la ciudad.

 

Según la Policía Nacional, lo que se está evitando no que se entregue comida a los habitantes de calle, lo que se busca en generar un control sobre estos y evitar problemas sociales después de cada jornada de entrega de alimentos.

“El Código Nacional de Policía nos da unos parámetros de regulación y todo debe estar acompañado. En ese orden de ideas, sí debe ser un poco más controlado toda vez que hay unos factores de riesgo no solo en temas de seguridad sino de salud pública”, señaló la Coronel Sandra Mora.

“El hambre genera multitud y la multitud, si no está regulada, puede presentar los inconvenientes. Cuando se reúnen más de 10 personas, para nosotros es una aglomeración”, añadió la uniformada.
Para el grupo de los ángeles de la noche, esto es una prohibición y complica la ayuda que estos pretenden brindarle a los habitantes de la calle.
“Ellos obviamente se acercan cuando se está repartiendo comida, ellos comen y luego se van”, explicó. “No estamos causándole mal a nadie”, señaló Paola Realfe, directora de esta fundación.
Información: Blu Radio