Los dirigidos por Migue Ángel Russo se vieron confundidos y ansiosos en la cancha, un error en la zaga pastusa le permitió a los embajadores llevarse la victoria. 

 

En un partido donde la hinchada se llevó las miradas tras sus cánticos y pólvora en forma de protesta ante las directivas del equipo, las cuales generan más dudas que certezas hacia futuro en el equipo embajador, se llevó a cabo una fecha más en el estadio Nemesio Camacho el Campín.

 

Los embajadores empezaron la fecha fuera de los 8 clasificados, tras la derrota sufrida en Medellín, ante el Atlético Nacional, pero dejando una buena imagen en la parte futbolísta, lo que motivó a su hinchada a acompañar una vez más.

Esta vez su rival, el equipo Pastuso, el cual venía de imponerse entre semana ante Nacional, llegaban con la camiseta inflada y mostrando un buen fútbol.

El partido inició con dominio local, con llegadas y desbordes por parte de sus laterales, pero sin finalización, característica del equipo de Russo este semestre. Los azules fueron perdieron terreno, se les notaba ansiosos e imprecisos.

Una primera parte donde no hubo opciones claras, pero donde los acercamientos los tuvo el local

Para la segunda parte, el equipo de Nariño notó que Millonarios adelantó sus líneas y empezó a atacar con pases largos y cruzados, los cuales rompían la defensa liderada por Cadavid, la cual dejaba mano a mano a los delanteros con el arco defendido por Vikonis.

Fueron 3 oportunidades claras las que tuvo el equipo nariñense sobre el arco embajador, las cuales no lograron consolidar, para fortuna del cuadro azul.

La jugada del gol llegó después de un acercamiento claro del Pasto, rebote que recibe la defensa azul, se desbordó por banda derecha, un centro que no tuvo resultado, pero el defensa del equipo visitante no supo despejar, dándole la oportunidad de recuperación al jugador Aponzá,  este centra a ras de piso, dejando solo y con el arco a merced a Ayron del Valle, el cual solo tuvo que empujarla para darle los 3 puntos de oro a Millonarios.

La hinchada local se vio inconforme con el juego de los embajadores, tanto así que tuvo verse suspendido el juego por 5 minutos.

Este será el escenario que se encontrará el equipo cada vez que juegue en su casa, los ánimos están caldeados, la hinchada pide un titulo, pero el fútbol no acompaña al club.