En el Concejo de Bogotá ya se entabló el debate sobre la licitación, que dejó como resultado una posible solicitud de anular la licitación.

 

Tras la adjudicación de la licitación de aseo por $4.5 billones a cinco empresas privadas, el concejal progresista Hollman Morris manifestó que presentará la próxima semana una solicitud ante el Tribunal de Cundinamarca para que declare la nulidad de este contrato. Todo se basa en que no incluyeron a los empleados de Aguas de Bogotá en el contrato de forma obligatoria.

“Nosotros insistimos y está demostrado que hay un daño al patrimonio público. En el momento en que el alcalde Enrique Peñalosa dejó de lado al operador público, es decir a Aguas de Bogotá que es de todos los Bogotanos, en el momento en que los excluye de la licitación hay un evidente daño al patrimonio público. Enrique Peñalosa le entregó toda la torta a los privados dejando de lado al operador público”, fue lo que dijo el concejal.

El Distrito ha señalado que solicitarán a las empresas elegidas la contratación de los cerca de 3.700 empleados de la empresa pública, pero hasta el momento las empresas que obtuvieron la licitación no se han manifestado.