La Alcaldía Mayor de Bogotá, firmó el decreto que pone en firme las nuevas modificaciones en el servicio de taxis en la ciudad. Precisamente los taxistas están marchando en contra de Uber y algunas normativas de este nuevo decreto. 

 

El viernes pasado, a través de la Secretaría de Movilidad, se ha firmado el nuevo decreto que aumenta las tarifas del servicio de taxis, elimina los taxímetros y moderniza uno de los servicios más polémicos de la ciudad.

¿Cuáles serán estos cambios? 

 

El Distrito busca mejorar a través del uso de las nuevas tecnologías varios ámbitos en el servio de taxis de la ciudad, entre ellos, seguridad, confort, precio y control por parte de los usuarios.

Los taxis deberán migrar de forma obligatoria a las nuevas plataformas tecnológicas. ¿Esto qué incluye? 

 

Cada vehículo deberá tener mínimo dos dispositivos móviles para el servicio, uno que manejará el conductor y el otro para uso del usuario (Tableta empotrada en la cabecera de la silla del copiloto).

Dentro de la tableta del usuario se deberá reflejar la siguiente información:

  • Tarjeta de Control del taxi
  • Información sobre el conductor (Nombre, apellidos, tarjeta de conducción)
  • Ruta de origen
  • Ruta sugerida
  • Destino
  • Valor del servicio (Este se verá reflejado antes de iniciar la carrera)

Uso de código QR para verificar información: La vigencia de la tarjeta control será de un mes, y deberá ser renovada cada 30 días ante las empresas de taxis, de no hacerlo este se desactivará de forma inmediata. Confirmación de viaje y precio, esto se realizará a través de la APP Simur, perteneciente a la Secretaria de Movilidad y que ya se encuentra en la Play Store.

En caso de que el usuario no maneje servicios tecnológicos o no conozca su funcionamiento, este deberá informar de forma verbal al conductor su destino, siendo este quién ingrese los datos a la plataforma a la vista del usuario, el cual verificará, a su vez, este se verá acompañado de un sistema de adio que verificará la información.

No existirá la tarifa dinámica: Esta es conocida por la gran demanda de servicios en la ciudad, lo que multiplica el valor de un servicio; la Alcaldía ha decidido no establecer este tipo de cobro que afecta considerablemente el precio de la misma. Tampoco se generarán sobre costos por trancones o lluvias. Sólo existen dos alternativas por las cuales se modificaría el servicio y su valor: ) cuando el usuario interrumpe el servicio antes de llegar a su destino final; ii) cuando el usuario cambia el destino final. En el primer caso, la aplicación debe recalcular para cobrar únicamente la distancia recorrida. En el segundo, la aplicación recalculará para sumar el saldo de la nueva distancia a recorrer y la distancia recorrida en la carrera original (el banderazo y los recargos solo se incluyen en la carrera original).

Los usuarios podrán tomar el servicio de la forma que deseen, bien sea mediante una aplicación móvil o servicio tomado en la calle.

Se tendrá en cuenta el factor congestión: Si bien Bogotá es una ciudad caótica en movilidad, existen situaciones que aveces afectan el buen transitar de los vehículos en la ciudad, por ello se seguirá teniendo en cuenta la congestión y diferentes dificultades que se puedan presentar a la hora de prestar el servicio, lo cual varia el precio de una carrera.

Cada empresa podrá desarrollar su propia aplicación: Esta era una de las quejas expuestas por el gremio de taxitas, que terminó con el decreto firmado por la Alcaldía el viernes pasado. Los operadores de servicio tendrán hasta el 31 de diciembre para certificar su aplicación ante la Secretaría de Movilidad y hasta el 28 de febrero para migrar a todos los taxistas inscritos.

Nuevas tarifas: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Información: Blu Radio