La pelea entre Gobernador y Alcalde, por el tren de cercanías y su financiamiento, al parecer tiene un ganador. El gobernador de Cundinamarca, Emilio Rey, cuenta con el respaldo del Estado y con pocos detractores a su obra, por lo que se ve con más luz que el metro de Bogotá. 

 

Según señala Juan Pablo Pérez, en la Silla Vacía, el Distrito le ha dicho no al financiamiento del tren de cercanías, pero le brindará todo el apoyo para la conexión que este requiera con las troncales de TransMilenio. Ambos mandatarios se han distanciado por este tema, el alcalde pretende construir metro y varias troncales de TransMilenio en la ciudad, pero con lo que no cuenta Peñalosa, es que no hay plata para tantas obras en la ciudad, lo que limitaría a escoger entre Metro o troncales.

Por su parte, el Gobernadore Rey, desde el año pasado, ha insistido en la importancia de la construcción de un tren de cercanías, que conecte a varios municipios con la capital del país, el Gobierno Nacional apoya esta obra, la cual quedó respaldada con este documento Conpes.

El tren del gobernador no cuenta con opositores, mientras el metro elevado de Peñalosa aún no convence, por lo que se ve más luz para la construcción de la mega obra de Rey, que el metro del alcalde.

RegioTram, el nombre que tomó este proyecto, cuenta con el apoyo de cuatro empresas, quienes estuvieron a cargo de su diseño y licitarán para realizar la obra. La constructora colombiana Conconcreto y las españolas Torrescámara, Vossloh -que compró la suiza Stadler Rail – y los Ferrocarriles de la Generalidad Valenciana como una APP de iniciativa privada.

Es decir, las cuatro empresas se asociaron para idear el proyecto y se lo presentaron a la Nación en 2013. Ya la Agencia Nacional de Infraestructura le dio un primer visto bueno llamado prefactibildiad y si le da el de factibildiad (con apoyo del DNP y el Ministerio de Hacienda) llegaría a licitación, en la que esas cuatro empresas tendrían ventaja por haber sido quienes presentaron la propuesta. Señala el medio.

Por su parte, el metro de Bogotá, que cuenta con varios detractores por su cambio de subterráneo a elevado hace que su construcción sea más complicada, lo que invitaría al alcalde a que apoye el tren de cercanías que le convendría a la capital, mientras se define el tema metro para  la ciudad.

 

Lea la nota completa en el siguiente enlace. 

 

Fuente: Las dos orillas