Según estudios el uso de este medio de transporte se incrementó en 9.1% durante el 2017, respecto al 2016 que estaba en 8%.

 

 

Gracias a una alianza público privada, la ciudad tendría para este 2018 un sistema de bicicletas públicas que tendrían condiciones según el tiempo de uso. La alianza contempla que en lugar de publicidad el contratante pondría las bicicletas para el uso de los bogotanos.

Según la información que se conoce hasta el momento, si los recorridos son cortos, el préstamo sería completamente gratis; de ser un viaje de larga duración, los ciudadanos tendrían que pagar una pequeña tarifa. Aún no se detallan tiempos de duración, ni costos.

Frente al sistema que se adjudicará este año, consultores internacionales han manifestado que es necesario tomar como ejemplo otros países, que en los últimos años han mejorado y aumentado el uso de este vehículo. “Se debe revisar lo que pasa a nivel global porque el sistema ha cambiado bastante y eso puede ayudar a que Bogotá tenga un sistema más contemporáneo donde se usa más electricidad y no se usan tanto las estaciones fijas” fue el consejo del consultor Ricardo Montezuma.